miércoles, marzo 14, 2007

¿Qué pasa con Estambul y su romance con los escritores?


La frase de Emily Dickinson que más conozco es aquella tan repetida de "No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas"
Y si de lejanía hablamos, esa tierra es Estambul: lejana desde lo cultural, histórico y simbólico. Muchas veces incluso una representación que excede lo geográfico. Y en cuanto a fragatas... efectivamente, en ruta a Estambul parten unas cuantas. Aquí van algunas:
Apenas se publicó leí "Un viaje a Estambul", de Carlos Sánchez Granel (Buenos Aires: Planeta, 2000). Esta novela -que me gustó muchísimo- fue Premio Planeta. Trata sobre una restauradora de murales que en un viaje a Estambul descubre unos frescos del siglo XII similares a otros que había visto en Francia, y comienza a pensar en quién habría sido su autor. Tanto estímulo y tanto exotismo, las calles y los edificios, los aromas, las comidas, las miradas... afecta a la protagonista en su vida privada (¿para bien? ¿para mal? el lector lo dirá)
La novela tiene mucho de Esmabul, pero también mucho de arte, mucho de misterio y mucho de autoconocimiento. Una muy buena obra. ((Sánchez Granel es argentino, nació en Rosario, es ingeniero civil, vive en San Isidro y viaja con frecuencia a Francia. ))

Y vamos con los turcos: Nedim Gürsel, escritor turco nacido en 1951, autor de novelas, relatos, narraciones de viajes y ensayos, traducidos a diez idiomas también tiene algo que decir sobre la ciudad:

"Estambul está presente en casi todos mis libros. Mi última novela publicada en Francia comienza así: “Durante mucho tiempo me levanté temprano. Era allá, en la orilla asiática del Bósforo, en mi querida ciudad que me ha seguido por doquier y cuyo recuerdo, como un hierro candente, se encuentra para siempre grabado en mi memoria.” ¿Qué puedo escribir sobre Estambul que sea nuevo, yo, escritor turco que vive en París, sino la nostalgia punzante que sufro lejos de ella y por ella?" (...) “Escucho Estambul con los ojos cerrados”. Y los versos de otro poeta de Estambul cuyo nombre tengo en la punta de la lengua y sobre el que llovieron en abundancia separaciones y nostalgias me vienen a la memoria: “Dos cosas sólo se olvidan con la muerte/El rostro de nuestra madre y el de nuestra ciudad.”

El Premio Nobel de Literatura 2006, Orhan Pamuk también se ocupa de esta ciudad en "Estambul. Ciudad y recuerdos", en el que el escritor narra la historia de su familia mientras recorre las callejuelas de su ciudad. "En la búsqueda del alma melancólica de su ciudad natal, Pamuk descubrió una nueva simbología para el conflicto y el enlace entre culturas", dice el fallo de la Academia Sueca que le otorgó el Premio Nobel de Literatura en 2006. Este premio lanzó a Pamuk a todas nuestras librerías, y en la Biblioteca Popular Sarmiento de Ushuaia podrán encontrar varias de sus obras.

Su novela "Estambul" es un retrato, en ocasiones panorámico y en otras íntimo y personal, de una de las ciudades más fascinantes de la Europa que mira a Asia. Pero es también una autobiografía, la del propio Orham Pamuk.

En resumen... hay muy poca plata, pero mucho libro como para viajar a Estambul

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger UnaVOZ said...

que sería de los nostálgicos de ciudades sin los libros, porque sí, no siempre se puede contar con los boletos de avión, pero esos otros papeles impresos..que buenos pasadizos resultan!!!

voy a buscar esta obra de Orham Pamuk, un beso

11:13  
Anonymous Miguel Garcia said...

Has trazado un bello mapa Fernanda. Soy un amante de los relatos de viajes.

17:02  
Anonymous Anónimo said...

Bellisimo lo que has escrito.

23:54  

Publicar un comentario

<< Home