sábado, agosto 19, 2006

Boquitas Pintadas, de Manuel Puig


En 1969 aparece la segunda novela de Manuel Puig, "Boquitas pintadas". Es un Best Seller y agota varias ediciones. Puig se convierte en un escritor reconocido. Las revistas dedicadas a las adolescentes hablan de la moda "boquitas pintadas". La prensa de los 60, interesada en difundir nuevas tendencias, empieza a convertir a Puig en un personaje. A comienzos de los 70, cuando la novela llega al cine, dirigida por Torre Nilsson, Puig se había convertido en uno de los personajes más populares del momento.

El libro combina distintos estilos para narrar un melodramón donde las protagonistas son varias mujeres, y su centro un hombre: Juan Carlos, un mujeriego empedernido que además esta muy enfermo. Una de estas mujeres, Nené, aún conserva sus cartas, a pesar de su actual e insípido matrimonio y sus hijos feísimos. También andan por ahi Celina, la hermana de Juan Carlos, enemiga de Nené. Raba la doméstica y su relación con el Pancho.
En fin, el melodrama que analiza Beatriz Sarlo en su ensayo "El imperio de los sentimientos" contado gracias a muchas pequeñas voces superpuestas, en escrituras diversas, tomadas de diferentes fuentes- el folletín, la radionovela de la tarde, la crónica periodística, las cartas...- es todo un drama de estética kitsch con coro griego incluido.
La obra de Manuel Puig es super recomendable. Pueden buscarla en la Biblioteca Popular Sarmiento. Los esperamos!

Etiquetas: , , ,

4 Comments:

Anonymous Paco said...

En "La flor de mi secreto", de Pedro Almodóvar, Marisa Paredes es una escritora de novela rosa de gran éxito, que atraviesa una crisis profesional debido al fracaso de su matrimonio. Intenta seguir escribiendo novelas rosa, pero no puede: "me sale negra", dice a su editor. Eso es lo que le pasa a Puig en "Boquitas pintadas": es tan buen escritor que incluso cuando nos cuenta una historia de culebrón, disfrutamos como con la mejor novela negra.

12:51  
Blogger Fernanda Rodriguez Briz said...

Qué lindo comentario! Si tuvieramos que ponerle un fondo de imágenes en movimiento a PUIG, sin duda nos vamos a tener que encontrar ocn el gran Almodovar.

10:54  
Anonymous Anónimo said...

Hola, el comentario es interesante al igual que la reseña, pero dudo que Puig hallá querido contar sólo "un culebrón". Boquitas Pintadas es el relato de la situación de encierro social que vivieron las mujeres de los pueblos (fundamentalmente) en los primeros años el S. XX. La mirada del otro, las costumbres, la familia, los comentarios, las habladurías. La obra es demasiado perfecta para haber sido algo que no quiso ser. Incluso Puig confesó varias veces ese malestar que el vivía en General Villegas que es Coronel Vallejos.

20:49  
Blogger Fernanda Rodriguez Briz said...

Culebrón como forma, como formato. El contenido es el que dices, claro. Gracias

21:36  

Publicar un comentario

<< Home